Complementos

Cómo utilizar las sandalias:

 

Las sandalias son una prenda algo controvertida. No todo el mundo las utiliza diariamente , y son más un calzado asociado al descanso que al vestido. En verano, su uso se generaliza en ambos sexos, aunque cabe agregar, más como un implemento para proteger la planta del pie en una playa que como un sustituto definitivo del zapato.Por si fuera poco, los podólogos, especialistas en la salud del pie, las suelen criticar. Para estos profesionales, las sandalias no cumplen las funciones de protección y estabilidad que debería brindar un  buen calzado. Algo de razón tienen, aunque existen sandalias de vestir con diseños más ergonómicos.

 

La sandalia es quizás el tipo de calzado más antiguo de la humanidad, mas no goza hoy  día de tanta popularidad. Su uso es más recreativo, y como calzado diario es sobretodo utilizado por mujeres. Dentro del sector masculino su uso ha crecido desde la década del ´60, aunque sigue siendo utilizada pedominantemente por un público más hippie o más bohemio.

 

El uso excesivo de sandalias puede generar dolores , infecciones y cojeras. Puede derivar también en fascitis plantar,aunque no seas deportista ni tengas sobrepeso.

 

5 muy buenos consejos para utilizar sandalias sin que ello afecte demasiado tu salud:

 

  • Fíjate en el grosor de la suela. Por lo general, al utilizar sandalias de goma, tipo chancleta, usamos modelos con una suela muy fina que no nos protege de los impactos. Este tipo de chancla es ideal para protegerse de pisos sucios o del suelo caliente, pero no es bajo ningún concepto, sustituto del zapato. Mejor compra una sandalia hecha de cuerto y madera. Fijate también en la calidad de la suela, porque puede que tengas una especie de patineta.
  • Evita usar sandalias planas. Nuevamente, tenemos que descartar las suelas de goma de uso cotidiano. Estas no están utilizadas para apoyar la ergonomía del pie. Pueden generar dolor en las rodillas, espalda y cadera. No vale tanto la pena el sarificio, ya que ni siquiera lucen elegantes.
  • La calle ensucia. Si, se ven muy bonitos tus pies en sandalias, y se sienten de lo más cómodo. Pero estarás a merced de golpes, pisotones así como polvo citadino y gérmenes de la calle. La única forma de evitarlo es usando zapatos, pero es bueno que sepas que tipo de riesgo corres.
  • Alternalo con otro tipo de calzados. Quizás tus sandalias no son las mejores, pero te causarán poco o ninguna molestia si no las usas tan seguido. La fascitis plantar, lesión propia de corredores y personas con sobrepeso también puede ocurrir de tanto usar un tipo de calzado que por lo general es plano. Si tu pie no se ve forzado a estar siempre en una superficie plana entonces no sufrirá.
  • Usa sandalias con correa. Al utilizar chanclas sin correa, estás obligando a tu pie a doblarse para sostener la suela, lo cual puede traer resultados catastróficos. Adicionalmente, trata de que tu sandalia no te quede demasiado ajustada.